eyaculacion femenina o squirt

Eyaculación Femenina o Squirt…¡Ese gran desconocido!

Mientras que en la cultura oriental la eyaculación femenina es un concepto conocido popularmente llegando a considerarla imprescindible para hacer disfrutar a las mujeres, en occidente es un fenómeno poco conocido y considerado raro o poco habitual, dando lugar a ser una capacidad femenina ignorada por los prejuicios culturales. Por ello, aún hay mucha controversia, y son comunes las dudas y preguntas sobre el tema. ¡Para que estas preguntas no sigan resonando vamos a poner un poco de luz aclarando mitos y verdades!

¿Qué es?

La eyaculación femenina es la expulsión de un líquido por la uretra, segregado por las glándulas parauretrales o glándulas de Skenne, situadas en la pared anterior de la vagina, conocidas popularmente como punto G, término que es erróneo según la ciencia. Estas glándulas también se las considera la próstata femenina, ya que, en el origen embrionario son homólogas a la próstata masculina.

 

¿Qué no es?

Algunas mujeres piensan que es orina, pero no lo es, es un líquido incoloro, inoloro y dulce, lo contrario a la orina.

Esto está demostrado por estudios en los que observaron que la composición del líquido expulsado es diferente a la composición de la orina, está compuesto por una mezcla de glucosa, fructosa, fosfatasa ácida prostática y algo de restos de orina. la fosfatasa ácida prostática es una enzima producida por la próstata o glándulas de skenne, hecho que demuestra que estas glándulas están implicadas en la eyaculación. Por lo tanto, la eyaculación femenina tiene una composición parecida a la que expulsa un hombre en su eyaculación pero sin el semen. En estas investigaciones se dió a conocer que aunque las mujeres acaben de orinar, las vejigas se vuelven a llenar justo antes del orgasmo, y después del orgasmo con squirt, volvían a estar vacías.

 

¿Siempre se produce la eyaculación y el orgasmo a la vez?

El orgasmo y la eyaculación no van unidos, pueden darse juntos, pero también pueden darse por separado, del mismo modo que sucede en los hombres.

 

¿Porque unas mujeres lo experimentan y otras no?

La experiencia de las mujeres es amplia: hay algunas que durante años se proponen conseguirlo y no lo logran, otras en cambio sin saber ni siquiera qué es les sucede, entre ellas muchas piensan que es algo sucio, o malo, evitando el sexo para que no les ocurra, y por último, están las que confunden la sensación de la estimulación de las glàndulas de skene con ganas de orinar, por ello, contraen los músculos y retienen la eyaculación para no hacerse pipi, según la experta en el tema Deborah sundahl un 60 % aguantan la eyaculación sin saber que lo están haciendo.

 

Los estudios de Francisco cabello exponen que la mayoría de mujeres eyaculan, pero existen diferencias en la cantidad de líquido que se produce o/y en la dirección de la emisión, es decir, si se expulsa hacia el exterior o hacia la vejiga, como ocurre en la eyaculación retrógrada de los varones. Por lo tanto, se cree que aquellas mujeres que no lo experimentan sea debido a que el líquido producto de la próstata femenina sea muy escaso o se dirija a la vejiga. Esto explicaría porqué las mujeres que no eyaculan sienten ganas de orinar después de un orgasmo, y aunque no eyaculen en la orina postorgásmica se detecta esta eyaculación.

 

¿Entonces, todas las mujeres pueden?

Según la autora Deborah Sundahl: Sí, todas pueden, ya que, todas todas tienen punto G, glándulas de skenne o próstata femenina (como quieras llamarlo), clítoris, y músculos vaginales, los cuales puedes entrenar.

 

 

¿Qué es necesario para conseguirlo?

 

La actitud

Primero de todo tener una actitud receptiva, que te apetezca experimentarlo. Así que creer que puedes eyacular es gran parte del trabajo, dejar vergüenzas, miedos, ascos, y sentirte libre y confiada.

 

Encontrar la zona

El truco es encontrar el punto o la zona donde cuando te estimulan sientes ganas de orinar y prueba la sensibilidad de esta zona.

 

Relajar los músculos

Estamos acostumbradas a contraer, a apretar hacia dentro para llegar al orgasmo, en este caso debes hacer justo lo contrario, relajar la musculatura y hacer fuerza hacia fuera.

 

Dejarte llevar por la sensación

Cuando sientas esas ganas de orinar, disfruta de la sensación, no la intentes parar ni contraer, haz que crezca.

 

Fortalecer

Fortalece el músculo pubocoxigeo, te ayudará a ganar sensibilidad y tener más control orgásmico.

 

Paciencia y perseverancia

No dejar nunca de experimentar, prueba en diferentes posiciones, maneras… en el momento menos esperado puede suceder.

 

Eyaculación Femenina o Squirt…¡Ese gran desconocido!

 

Raquel Rosal

Soy Raquel Rosal Serena, psicóloga especializada en terapia de pareja y sexualidad. Me apasiona mi profesión, sobre todo, poder ayudar a las personas a encontrar su bienestar personal. Además, me encanta trabajar en el mundo de la pareja y la sexualidad, y conseguir que todo el mundo pueda disfrutar de estas áreas tan importantes en la vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *