posturas sexuales mas placenteras

LAS POSTURAS SEXUALES MÁS PLACENTERAS

  • EL PLACER

El libro del sexo por excelencia es el Kama Sutra. En él, se engloban centenares de posturas y consejos sobre las relaciones de pareja. Esto puede darnos una idea, de que no existen solo un par de posturas placenteras, sino que dependiendo de la propia persona, el amante, la forma de los cuerpos, el deseo y las ganas de cada uno de ellos, la postura que más satisfacción os proporcionará puede variar incluso en función del día y el lugar.

Es muy importante la lubricación para poder tener una experiencia 100% positiva. Para la mujer, las posturas sexuales más placenteras son aquellas que estimulan el punto G y el clítoris. Por fortuna, no todos los penes son iguales y no en todas las posturas se consigue estimular las dos zonas. Así que vuelvo a remarcar que depende de las personas y los cuerpos, se requerirán unos conocimientos u otros. Dicen que satisfacer a un hombre es más sencillo, pero no es cierto, no todo sirve para todo el mundo, cada uno tiene sus propios gustos.

Si bien es cierto, existen algunas posturas con las cuales puedes alcanzar el éxito con más facilidad que con otras. Hay algunas que gustan a la mayor parte de los amantes, y es que tienen algo especial. Llevan a una gran conexión con la otra persona, te permiten estar muy dentro de ella y sentirle muy dentro a él. No dudes en seguir leyendo y descubrir cómo conectar a otro nivel con esa persona a la que tanto deseas.


 

  • PARA LOS MÁS CLÁSICOS

La postura mítica e infalible es el misionero. Él apoya el peso de su cuerpo sobre ella y entra poco a poco. Lo hemos visto tanto en películas porno como en Hollywood o el cine español. Nunca falla y el poder de mirarse a los ojos con pasión es indescriptible. No todo es la postura, importa que desees poseer a la persona que tienes enfrente. Que en ese momento sea lo único en lo que quieras pensar.

el-misionero

Para darle un toque más placentero a esa postura y romper con la rutina, ella puede apoyar sus rodillas o los pies, todo depende de la flexibilidad de ambos, sobre el pecho del hombre. De esta manera, el pene podrá entrar mejor en la vagina y será más sencillo estimular el punto G y rozar suavemente el clítoris. También puedes pasar las piernas por encima de los hombros de él, y se conseguirá el mismo efecto. La situación en sí dará más morbo, y si nunca la has probado, estaréis más excitados que nunca.


 

  • PARA LOS MÁS PASIONALES

La postura más lujuriosa y desenfrenada de todas, es sin lugar a dudas el perrito. Puedes tener a la mujer sobre la cama de la manera más sexy que jamás podrás verla. No solo es una postura que facilita la entrada del pene, sino que tanto ella como él pueden estimular al clítoris. Incluso ella puede acariciar suavemente los testículos de él y elevar las sensaciones de placer al máximo.

El perrito se ha ganado muy mala fama por culpa de las películas porno. En ningún momento supone un sometimiento de la mujer, sino que es todo lo contrario. Desencadena la parte más salvaje de ella y le permite llevar el ritmo del sexo empujando con las piernas mientras él disfruta de las vistas sin moverse o ayudándola con suaves movimientos de cadera. Es igual de importante conocer lo que le gusta a la pareja como conocer lo que nos gusta a uno mismo.


 

  • PARA LOS MÁS SENSUALES

A todas las parejas enamoradas o llenas de pasión les encanta abrazarse haciendo la cucharita. Es decir, abrazándola a ella desde la espalda y juntando los cuerpos. Con ese abrazo puedes sentir el calor de tu amante y oler su perfume. A veces, las ganas de sexo y la pasión se encienden lentamente solo con el contacto de los cuerpos, no es necesario tocarse los genitales ni otras partes erógenas.

En los preliminares puedes empezar abrazándola a ella y acariciando suavemente su barriga, su estómago y subir hasta el pecho. Después, le bajas los pantalones y le acaricias las nalgas con tu pene mientras con las manos empiezas a tocarle el clítoris al ritmo que ella te marque. Si la situación se sigue encendiendo, no es necesario cambiar de postura, el pene puede entrar fácilmente y muy dentro, y ella es capaz de seguir tocándose el clítoris para llegar a un orgasmo inolvidable.


 

  • PARA LAS DIOSAS GRIEGAS

Cuando la mujer se pone encima del hombre, ella puede marcar el ritmo y la intensidad de la penetración, y además, también controlan el roce del clítoris. No siempre es necesario el clásico entrar y salir para poder disfrutar ambos. Cuando ella se desplaza arriba y abajo por el cuerpo del hombre, el pene irá entrando cada vez más y más dentro. La velocidad y la presión contra el clítoris la decide la mujer.

las-vinas-enlazadas


 

  • PARA LOS QUE TIENEN MARCA PROPIA

Las cuatro posturas mencionadas pueden ser versionadas a gusto de cada uno. Esto es solo una idea de todo lo que puedes lograr a partir de ellas. Lo importante es que en la base sea una postura sencilla que no requiera de dos acróbatas para realizarla. A partir de ahí, se trata de jugar. ¿Quién ha dicho que la mujer no pueda ponerse encima pero de espaldas a él? El se volverá loco con el roce de las nalgas, y ella puede masturbarse a su gusto mientras la penetran. Recuerda que con lubricante, la penetración siempre será mucho mejor.

 


 

Bet

Soy psicóloga sanitaria. me considero una enamorada de la sexología y la literatura, así que podría decirse que escribir artículos para este blog es todo un placer. espero poder resolver muchas dudas con ellos y animar a la gente a disfrutar de una sexualidad plena y sana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *