el tamaño no importa, o si

¿TODAVÍA CREES QUE EL TAMAÑO IMPORTA?

Siempre se ha creído que el tamaño del pene era fundamental para dar satisfacción sexual a la pareja. También es cierto que antes se creía que la tierra era plana. Los mitos están para rebatirlos y demostrar que no son ciertos. Cada cuerpo es diferente, todos son bellos y saben dar placer, independientemente de las curvas que se tengan, los tamaños que se muestren y las cicatrices que todos llevamos en la piel.

El pene es igual que un coche. Puedes tener el más potente, el más brillante y el más elegante del mercado. Todos lo miran cuando pasan por delante de él. Lo admiran, lo envidian e incluso se excitan al verlo. ¿Pero qué pasa cuando el coche no tiene motor? Es solo una carcasa que no sirve más que para hacer bonito. Es importante el exterior, pero no juzgues un libro por su tapa. Aprende a utilizar los genitales, las manos y todo tu cuerpo para disfrutar con el sexo.

 

  • EL PORNO, LAS PRINCESAS DISNEY Y HOLLYWOOD

A lo largo de nuestra vida se nos marcan unas expectativas muy elevadas que son imposibles de alcanzar. Aún así, nos pasamos nuestra existencia intentando llegar a ellas y cumplirlas. Nos hacen creer que cuando las consigamos, seremos felices. La felicidad es mucho más sencilla que tener un pene enorme o una cintura de avispa. La felicidad está dentro de nosotros mismos y no detrás de un ideal que nos han impuesto.

En el porno parece que todos disfruten constantemente gracias a los geniales y los cuerpos de gimnasio. No olvidemos que el porno es una película hecha para hacernos disfrutar, para dejar que la imaginación vuele y la excitación aumente. Después es necesario volver a la realidad y sacarle partido a lo que tenemos. Todos poseemos el potencial necesario para disfrutar del sexo, solo hace falta aprovecharlo.

Es importante exigirse el máximo a uno mismo, querer superarse y no rendirse. Pero esto no significa fustigarse o lamentarse si no se consiguen siempre los objetivos. Debemos ser honestos con uno mismo y conocer los propios límites. Es fundamental para disfrutar en la cama el practicar mucho, saber qué te gusta y qué no. Así que ya puedes empezar a practicar y dejar de lado los estereotipos sociales.

el tamaño no importa, o si

  • ¿ALGO ESTÁ FALLANDO?

No es tu tamaño.

Sin conocerte, puedo asegurarte que aquello que te está fallando en el sexo no es el tamaño de tu pene. Para jugar en el sexo hace falta que encajen muchos factores. Sois dos (mínimo) quienes participáis. Debe haber conexión, seguridad, ganas y deseo de pasarlo bien y de compartir los minutos más íntimos del día. Si fallan estos principios, es imposible que funcione bien lo demás, incluida la propia penetración.

La penetración es solo una pequeña parte del sexo. ¿Sabes dónde está el punto G de tu pareja? ¿Conoces cuáles son los puntos erógenos del cuerpo humano? No dudes en informarte, buscar opiniones y explorar por tu cuenta todo aquello que nunca te has planteado, pero que te ayudará a disfrutar de una sexualidad plena.

Asegúrate de que estás en la cama con la persona adecuada. ¿Un ligue de una noche? Perfecto, pero debes querer estar con ese ligue en ese momento. Quizás en la pista de baile la atracción era diferente. No son los genitales quienes fallan, sino el cerebro y las ganas. El momento ya pasó o no era necesario llegar tan lejos en el juego. La diversión se quedó en la calle y no entró en la habitación.

Diría que el elemento más importante en el sexo, más que la conexión con la otra persona, es la confianza y la seguridad en uno mismo. Si eres tú quién no está cómodo y quién cree que saldrá mal, evidentemente saldrá mal. Deja de ponerte nervioso y trabaja tus inseguridades. No siempre salen las noches todo lo fantásticas que nos gustarían, pero igual que en el trabajo o en una reunión con amigos, los días a veces se tuercen. Inténtalo de nuevo más tarde.

A veces, lo que está ocasionando dificultades es algo que falla más allá del propio sexo. El estrés del día a día, inseguridades o problemas en la pareja y la relación, un mal momento personalTodo ello afecta a los diferentes aspectos de nuestra vida, especialmente a aquellos más íntimos, como el sexo. Regálate unos minutos para analizar lo que realmente no está funcionando. ¿Es tu pene o es algo más importante que no te está dejando ver más allá?

 

  • ¿LAS DUDAS SIGUEN PERSIGUIÉNDOTE?

¿Te sientes inseguro? Utiliza todo tu cuerpo. No eres solo un pene. Dispones de más elementos que harán disfrutar a tu pareja. Se puede empezar por algo mucho más sencillo. Unos preliminares donde las manos y la boca tengan el papel principal y suban el calor del ambiente. Si sabes sacarle partido a todo tu ser, el tamaño deja de importar. Ahora bien, si no sabes cómo actuar, es normal que necesites un gran pene.

¿Aún así no te sientes seguro? Existen juguetes, lubricantes y todo tipo de productos que te ayudarán a combatir las inseguridades del principio y harán disfrutar a tu pareja. Hoy en día la sexología no es un tabú, y existen maneras de innovar y mejorar las relaciones. Puedes probar con algún juguete o producto sexual que distraiga la importancia de tu pene en el momento del sexo, y poco a poco empezar a sentirte menos presionado.

El Tamaño No Importa … ¿o Sí?

Bet

Soy psicóloga sanitaria. me considero una enamorada de la sexología y la literatura, así que podría decirse que escribir artículos para este blog es todo un placer. espero poder resolver muchas dudas con ellos y animar a la gente a disfrutar de una sexualidad plena y sana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *