Tiempo de lectura: 5 minutos

Guía infalible para tener un trío la primera vez

 

En algún punto de nuestra vida –soltera o en pareja–, nos llegamos a cuestionar sobre la oportunidad de tener un trío por primera vez. A veces inclusive lo introducimos como tema de conversación con nuestra pareja, a modo de curiosidad o de tantear terreno esperando una respuesta que regule nuestras inseguridades. 

De acuerdo con la investigación de Control España, entre las fantasías sexuales más frecuentes entre los hombres de España se encuentran: sexo anal, sexo virtual, atar o ser atado y tener un trío. De esta última fantasía, la de tener un trío, sólo el 10,5% de la población estudiada la practica o la ha practicado alguna vez en su vida. 

Esta diferencia importante de fantasía y pasaje al acto nos indica algo esencial de practicar un ménage à trois: para hacer un trío se requiere no sólo de la fugacidad del momento – también un trabajo emocional personal y de pareja, así como de atracción y seducción por parte de todos los implicados.


DATO CLAVE: Para hacer un trío se requiere no sólo de la fugacidad del momento – también un trabajo emocional personal y de pareja.

¿Por qué o para qué tener un trío?

 

Es importante señalar la diferencia entre las fantasías y las prácticas reales. No toda fantasía se desea llevar a cabo en la realidad, muy a pesar de que pueda ser una fantasía placentera. Es decir, no porque se fantasee con un trío, se desea realmente tener un trío. Hacerse la pregunta del para qué se desea tener un trío, nos permitirá estar presentes en la práctica desde el placer. 

Por ejemplo, un hombre en una relación de pareja heterosexual puede fantasear con un trío con su pareja y otra mujer; sin embargo, probablemente no llevaría a cabo esta fantasía si toma en cuenta que la pareja no se siente a gusto con la práctica, o si la pareja desea un trío con otro hombre. Otro ejemplo es que una mujer que fantasea con un trío, no desea llevarlo a la práctica en la realidad pero siente la angustia de que si no lo hace, su pareja lo pueda realizar con otras personas a sus espaldas. Son situaciones que nos hacen reflexionar sobre el por qué y el para qué tener un trío con la pareja. 

Si se practica un trío desde el miedo a la comparación, al abandono o a la infidelidad – es muy probable que el trío se convierta en una experiencia negativa y dolorosa. Nada placentera. Por lo que es indispensable ser sincero con uno mismo a la hora de tomar una decisión similar. 

Saber desde dónde se está practicando un trío ayudará a identificar nuestro placer, y a aprender sobre la compersión y el consentimiento en la relación:

  • Compersión quiere decir sentir placer al ver a la pareja ser feliz aún si no está con nosotros. En un trío es importante practicar y dominar la compersión. 
  • Consentimiento de los límites entre todos los implicados. Esto ayuda a escuchar las necesidades de uno, la pareja y la tercera persona. Hay quienes eligen que sea una persona desconocida con quien no se puede tener otro vínculo emocional ni sexual en un futuro. Poner y establecer límites es necesario para no arrepentirse ni avivar inseguridades dentro de la relación. 

En el caso de que en la reflexión del para qué tener un trío surge el miedo a la comparación, es importante trabajarlo en lo personal y charlarlo con la pareja antes de llevar a cabo la práctica. Una guía para resolver estas inseguridades son cuestionarse de dónde viene este miedo y qué podemos hacer o qué puede hacer nuestra pareja para apoyar a regular este miedo. 


BONUS: Ingredientes de una relación sana

consejos trios | blog montse iserte 2

¿Cuándo y dónde tener un trío? 

 

El momento recomendable para tener un trío con la pareja no sólo es en un día que se tiene tiempo libre y en un sitio neutral –como en un hotel–, también en una etapa de la relación en donde haya confianza, estabilidad y bienestar. No es prudente ni recomendable tener un trío como el último recurso mantener (viva) la relación.

Para ello vale la pena establecer un lugar neutral para conocerse y pautar normas y límites. Aquí es el momento de hablar de qué prácticas se pueden o no realizar, qué juguetes sexuales se pueden introducir, entre otros. Inclusive hasta solicitar resultados de análisis de ITS –Infecciones de Transmisión Sexual–. Por lo que hay que ir preparados: comprar juguetes eróticos y preservativos con anticipación, investigar en un hotel cómodo, adecuado y neutral para todos los implicados, y tener muy claros los límites que habrán entre la pareja y el o la tercera participante.  


BONUS: Los celos en la pareja

¿Cómo tener un trío? 

 

Antes de llevarlo a cabo, es indispensable hablarlo con paciencia, confianza y sinceridad con la pareja. De hecho, ir a clubs swingers o de prácticas de intercambio, aunque sea sólo a observar e interactuar verbalmente con los otros, ayuda mucho a prepararse previamente al trío. Esto ayudará a fomentar un trabajo en equipo dentro del ámbito erótico-festivo de la relación frente a los demás. 

Y es que, más que maniobras y posiciones – es MUY importante comunicar con la pareja sobre cómo se siente y si se está disfrutando –o no–. A veces basta, dentro del mismo juego, preguntar: “¿Te gusta esto?” o “¿Cómo te hace sentir si hago esto?”. Y otras veces es evitar sentir que alguien dentro de la práctica del trío se sienta desplazada, y es importante explicar cómo nos sentimos, reconducir la situación y solucionarlo. No es nada recomendable quedarse callado y dejar pasar algo que no nos está gustando. 

Es verdad que existen sitios en Internet en donde comparten técnicas y tácticas para practicar el sexo en trío – sin embargo, es importante señalar que no a todas las personas les funcionan esas prácticas específicas. Quizá lo mejor que se puede hacer es: 

  • Mastúrbate y conoce tus gustos. 
  • Comparte e informa sobre ellos a tu pareja durante sus prácticas sexuales. 
  • Durante el trío, explica y especifica la manera en que te gusta ser estimulado. 

Ahora, en caso de que tengas dudas al respecto, el libro de Clímax Club. Una cartografía del placer, de Jüne Plà puede ser una opción interesante para descubrir nuevas maneras de estimular penes y vulvas en función de diversos gustos. 


DATO CLAVE: Es verdad que existen sitios en Internet en donde comparten técnicas y tácticas para practicar el sexo en trío – sin embargo, es importante señalar que no a todas las personas les funcionan esas prácticas específicas.

consejos para trios | blog Montse Iserte

Consejos y recomendaciones para tener un trío la primera vez

 

  • Considera preservativos femeninos, ya que ayudará a proteger a todos los implicados de ITS. Si se usa un preservativo para penes, la infección puede compartirse durante la penetración. 
  • Para el sexo oral, las láminas dentales son base indispensable para un sexo oral seguro y saludable. También puedes hacer una lámina dental cortando un preservativo y usándolo como barrera durante el sexo oral para una vulva. 
  • Elegir a una tercera persona que sea desconocida y que a ambos les atraiga. Es recomendable así, ya que es más fácil desvincularse emocionalmente de alguien que se desconoce. 
  • Establezcan entre los tres –y entre los que conforman la pareja– normas con las que todos estén de acuerdo. Como por ejemplo, la cercanía previa y posterior del trío de la tercera persona; determinar una palabra de seguridad que puedan emplear si no se está a gusto o se siente en peligro. 
  • La risa es lo más importante del momento –junto con el placer. La risa ayuda a normalizar la situación y a aliviar tensiones. 

 

En caso de haber pasado por una mala experiencia a la hora de intentar o haber hecho un trío, y sientes que está afectando a tu salud emocional o al de tu relación – no te olvides de agendar una sesión con la psicóloga y terapeuta sexual y de pareja Montse Iserte. Contacta con nosotras a través del número 615095769 o agenda cita con Montse Iserte.

Montse Iserte – Doctoralia.es

 

Fotografía principal: Película “Y tú mamá también” de Alfonso Cuarón

Última actualización: Julio 2021

Autora: MJ Castañeda Aguirre