Tiempo de lectura: 4 minutos

Vagina estrecha o vaginismo, ¿Cuál de las dos situaciones es tu realidad? ¿Cómo podemos diferenciar una de la otra? ¿En qué consiste realmente el vaginismo? ¿Se supera?


 

Vagina estrecha o vaginismo

¿Vagina estrecha o vaginismo? Si alguna vez te has encontrado en esta encrucijada, hoy te traemos la información que necesitas para, por fin, darle una respuesta a esta situación.

¿Existen vaginas muy estrechas? ¿Cómo funcionan los músculos de la vagina? ¿Existe un tipo de vagina que sea tan estrecha que no permita la penetración? ¡Veamos qué puede estar ocurriendo!

 

Vaginas estrechas, ¿existen?

Debemos partir de la base de que existen tantos tipos de genitales como personas en el mundo. Pueden tener puntos en común, pero existen una gran variabilidad en cuanto a tamaños y formas. Existen vulvas con los labios externos más grandes, con los labios internos más elásticos, montes de venus muy pronunciados… Y también todo lo contrario. Lo mismo ocurre con los penes, pues a pesar de lo que la sociedad nos intenta dictar, hay una gran diversidad de formas y tamaños.


💡 Montse Iserte tip:

La vagina no es “el” genital que caracteriza a la persona que lo tiene, sino que es parte de él. Aunque se habla mucho más de “personas con vagina”, es una idea errónea, pues el genital a nombrar es la vulva.


 

Entonces, si todos los genitales son diferentes… Pueden existir las vaginas más estrechas, ¿no? Y lo cierto es que sí. También existe una gran variabilidad en este aspecto. Sin embargo, cuando nos encontramos ante el problema de que no podemos introducir partes del cuerpo, objetos de higiene o juguetes, estamos hablando de la presencia de un problema sexual del que hablaremos más adelante.

 

 

Cómo funciona la musculatura de una vagina estrecha

En las vaginas estrechas (y también en las que no lo son), la musculatura es realmente elástica. Estando en reposo, el tejido permanece fijo, pero éste se destensa, lubrica y se relaja cuando la persona está sintiendo la excitación sexual, cambiando momentáneamente su apertura. Cuando la excitación acaba, la vagina vuelve a su estado natural.

El problema puede aparecer debido a situaciones estresantes. Cuando tenemos ansiedad sexual, o está presente cualquier estímulo que está provocando estrés en la persona, la vagina no pasa por este proceso de relajación. En cambio, lo que ocurre es totalmente lo contrario: se contrae y se cierra más. Este es el momento en el que debemos plantearnos que quizás tengamos una disfunción sexual, llamada vaginismo.

Recuerda que el vaginismo no es lo mismo que sentir dolor en la penetración. A pesar de que en el vaginismo sí se presenta dolor en la penetración, estamos hablando de dos trastornos diferentes. En este caso, hablamos de la dispareunia.


💥BONUS: Dolor en la penetración, ¿Qué hacer?

 

Qué es el vaginismo y cómo diferenciarlo de una vagina estrecha

Para diferenciar el vaginismo de una vagina estrecha, hay que ver cómo se comporta la musculatura de la vagina en situaciones de excitación sexual. Si, aunque no sientas ansiedad o estrés en el momento de la excitación, no puedes introducir ninguna parte del cuerpo o ningún juguete, porque sientes la vagina cerrada, puedes estar ante un caso de vaginismo.

No obstante, el vaginismo puede ser total o parcial:

  • El vaginismo total es aquel en el que no se puede introducir nada en la vagina. Hablamos de partes del cuerpo, productos de higiene, imposibilidad de recibir una exploración ginecológica…
  • El vaginismo parcial es en el que, a pesar de tener frustradas las relaciones sexuales, sí se puede someter a exploraciones ginecológicas o utilizar productos de higiene, por ejemplo.

 


💥BONUS: Hablemos sobre el vaginismo

 

 

Si sospechas que puedes estar sufriendo vaginismo y necesitas ayuda profesional, contacta con nosotres a través del número 615095769. Bien puedes escribirnos por WhatsApp, bien llamarnos directamente. Si quieres agilizar el proceso y agendar cita directamente con Montse Iserte, puedes usar el siguiente enlace:

Montse Iserte – Doctoralia.es

Autora de la nota: Yolanda Carmona