mitos de la pornografia

Mitos de la Pornografía

La frase: “parece de película” refleja lo idílica que es la ficción y lo poco acorde con la realidad que suele ser, lo mismo sucede en las películas porno, nada es verdad, son actores que interpretan un papel. Así que poco puede compararse con una situación real y menos utilizarlas como educación sexual. ¿En qué cosas difiere de un encuentro fuera de las cámaras? a continuación os lo explicamos:

  • Todo lo que se hace ante la cámara está previamente hablado llegando a un acuerdo de que quiere hacer cada uno, lo que les gusta y lo que no. Aunque pueda parecer que algo es espontáneo, como eyacular sin avisar, se ha pactado previamente. Por lo tanto, hay un guión y nada es improvisado.

 

  • Los actores no empiezan una escena sin estar previamente algo excitados, digamos que “se ponen a tono” antes para hacer más agradable la grabación, ya que, en las escenas hay poco tiempo para los preliminares.

 

  • En las grabaciones no se realizan las posturas más placenteras sino las más atractivas ante la cámara, buscan que visualmente sean excitantes, lo que no implica que también sean placentera para quienes las practican.

 

  • Muy pocos tienen grandes miembros, usan trucos de cámara para que lo parezcan, como los ángulos de grabación o el objetivo de la cámara que los aumentan. Otro truco es poner a una mujer de tamaño corporal pequeño con alguien muy grande para que visualmente se vea más grande.

 

  • Las escenas están enfocadas en la penetración, no tienen en cuenta todo aquello que también conlleva el sexo como: besos, caricias y el contacto con la otra persona, aquello que realmente puede excitar o gustar más a las mujeres y también a los hombres. Y que las mujeres siempre consigan un orgasmo con la penetración como sucede en las películas es poco común.

 

  • La película final que el público ve, que dura unos 10 minutos, no se graba seguido, con lo cual no representa una relación sexual normal. Detrás de los videos finales hay unas 4 o 5 horas de grabación, donde se va parando entre escenas y se realizan varios cortes con los planos o momentos que no interesa mostrar, cómo cuando se quitan la ropa o cambian de postura.

 

  • Respecto al sexo anal, tiene unos preparativos previos, no pueden comer nada antes de grabar y usan lavativas para limpiar el intestino antes de grabar la escena.

 

  • El verdadero requisito en los hombres para trabajar en el porno es controlar tener una erección y una eyaculación a voluntad, no es el tamaño. Además, solo eyaculan una vez, y a veces se usan cremas que tengan una textura similar al semen para parecer que hay más cantidad. Debido a la responsabilidad que tienen en la escena muchos toman viagra o usan inyecciones para conseguir la erección. Incluso si el hombre no puede acabar la escena, hacen un cambio, puede hacerlo otro enfocando solo a su miembro.

 

  • Muchos orgasmos son falsos, pero no todos, a veces el director quiere que se tenga el orgasmo en un momento concreto y no va acorde con la excitación de la persona, así que, a veces suceden antes o después, o no se consiguen y se fingen. Además, en la eyaculación femenina, algunas chicas llenan su vagina de agua para expulsarla al contraer los músculos y que parezca más espectacular.

 

  • Al contrario de lo que mucha gente piensa no te haces millonario siendo actor porno, ni es un trabajo fácil, está mal pagado y conlleva muchos riesgos a nivel de salud, emocionales y sociales por el estigma que conlleva. Cobran por cada escena grabada, independientemente de las veces que se emita, por eso, solo haciendo películas porno no se llega a final de mes.

 

Por todo esto es importante no intentar imitar o poner la expectativa en las capacidades que aparentan tener los actores porno y disfrutar de la sexualidad desde una perspectiva real.

Mitos de la Pornografía

Raquel Rosal

Soy Raquel Rosal Serena, psicóloga especializada en terapia de pareja y sexualidad. Me apasiona mi profesión, sobre todo, poder ayudar a las personas a encontrar su bienestar personal. Además, me encanta trabajar en el mundo de la pareja y la sexualidad, y conseguir que todo el mundo pueda disfrutar de estas áreas tan importantes en la vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *