Tiempo de lectura: 4 minutos

Las disfunciones sexuales, ¿Cómo se definen correctamente? ¿Qué tipo de requisitos hay para hablar de un problema sexual como disfunción? ¿Cuáles son los más frecuentes?


 

Qué son las disfunciones sexuales

Todavía hoy en día confundimos nuestro lenguaje al hablar sobre determinados problemas sexuales. Existen muchas ideas socialmente equivocadas en la forma en la que tratamos determinados problemas. Un ejemplo realmente claro es la forma de frivolizar el trastorno bipolar. ¿A cuántas personas hemos escuchado decir “es que soy bipolar” por cambios de opinión o de emociones? Cuando es, más que evidente, que el trastorno bipolar es un problema que requiere de atención médica y puede llegar a ser realmente complicado.

Este tipo de situaciones también ocurre con las disfunciones sexuales. Hablamos de determinados problemas cuando sufrimos un episodio; despersonalizamos a la persona y la convertimos en su trastorno… Por este tipo de situaciones, es necesario que nos eduquemos en sexualidad. Así, hoy hablaremos de qué son las disfunciones sexuales y cuáles son las más comunes. ¿Quieres saber más? ¡Vamos a ello!

 

Qué son las disfunciones sexuales

Una disfunción sexual es un trastorno que altera el proceso mediante el que mantenemos una relación sexual satisfactoria. Este problema puede ser tanto una dificultad notoria como la imposibilidad de mantener la relación. El problema puede afectar a cualquiera de las fases de la respuesta sexual, entre las que encontramos:

  • Deseo. Los trastornos del deseo son aquellos que afectan a la motivación por los estímulos eróticos.
  • Excitación. Nos referimos a aquellas disfunciones que dificultan el proceso de la excitación más física.
  • Orgasmo. Las disfunciones que afectan a la fase del orgasmo, son las que provocan una gran dificultad para alcanzarlo o la ausencia total de éste. En esta categoría, también podemos encontrar la eyaculación precoz.

 

Además, podemos encontrar también disfunciones sexuales que se refieren al dolor al mantener relaciones, como la dispareunia.

 

 

Las disfunciones sexuales no deben confundirse con otros trastornos sexuales que aparecen en el Manual de Diagnóstico DSM. En este libro, aparecen los trastornos parafílicos y la disforia de género. El primero se refiere a formas de excitación no normativas o inadecuadas, y el segundo al malestar psicológico, por la presencia de determinadas características físicas que socialmente se consideran de un género o de otro.

Para poder diagnosticar una disfunción como tal, es necesario que se cumplan una serie de requisitos:

  • Ocurre en la mayoría de relaciones sexuales que mantenemos o intentamos mantener.
  • Está pasando desde hace ya un tiempo. En el DSM siempre se establece un período determinado de 6 meses.
  • El problema no ocurre debido a una enfermedad orgánica o como consecuencia del consumo de determinadas sustancias.

 

Ahora bien, ¿Cuáles son las más frecuentes?

 

Las disfunciones sexuales más frecuentes

A continuación, vamos a ver algunas de las disfunciones sexuales más frecuentes.

 

Anorgasmia

La anorgasmia es una disfunción sexual que incapacita la llegada al orgasmo, aún con una estimulación erótica adecuada.


💥BONUS: ¿Por qué no soy capaz de llegar? La anorgasmia

 

Las causas de este problema son, con mayor frecuencia, de tipo psicológico. Encontramos algunas como:

  • Depresión o ansiedad.
  • Tabúes, mitos, baja educación sexual.
  • Vergüenza y culpa.

 

Disfunciones sexuales relacionadas con la dificultad en la penetración

En este caso, nos referimos a dos disfunciones sexuales diferentes. Hablamos de la dispareunia y el vaginismo.

La dispareunia es el dolor en la penetración. Este dolor es muy diverso y puede presentarse de muchas formas diferentes en las personas. Cabe mencionar algunas de sus causas orgánicas a las que todavía hoy en día prestamos poca atención. Nos referimos a las situaciones de posparto y a algunos efectos secundarios de medicamentos que afectan a la lubricación.


💥BONUS: El dolor en la penetración

 

El vaginismo consiste en el cierre total o parcial de la vagina, debido a contracciones de los músculos del suelo pélvico, y que imposibilitan o dificultan mucho la entrada de ninguna parte del cuerpo ni de juguetes sexuales. El vaginismo puede provocar, entre otros: picor, ardor, dolor en la penetración y dificultad para utilizar copas menstruales.


💥BONUS: Hablemos sobre el vaginismo

 

La eyaculación precoz es una de las disfunciones sexuales más frecuentes

La eyaculación precoz es uno de los problemas sexuales más frecuentes, pues afecta a 1 de cada 3 personas con pene. Este trastorno sexual se refiere a la incapacidad para controlar al reflejo eyaculatorio, de modo que la persona eyacula antes de lo deseado. Conlleva sentimientos de frustración, tendencia a evitar las relaciones sexuales, posibilidad de desarrollar otros problemas sexuales y de pareja.


💥BONUS: Evitar la eyaculación precoz

 

 

 

¿Crees que tienes una disfunción sexual? ¿Estás teniendo problemas para desarrollar tu sexualidad y necesitas ayuda profesional? Contacta con nosotras a través del número 615095769 o agenda cita con Montse Iserte:

 

Montse Iserte – Doctoralia.es

Autora de la nota: Yolanda Carmona