Tiempo de lectura: 4 minutos

La falta de deseo sexual, ¿Puede ser un problema o es una situación pasajera? ¿Qué puede causar esta situación? ¿Solo me pasa a mí?


 

Falta de deseo sexual: ¿Tengo un problema sexual?

La falta de deseo sexual se trata de un problema real para un gran número de personas. ¿Qué es esta disfunción sexual de la que estamos hablando? ¿Cómo puede afectar? ¿Qué tipo de consecuencias psicológicas pueden desarrollarse?


💥BONUS: Dolor en la penetración, ¿qué hacer?

 

Disfunciones sexuales: hablando de la falta de deseo

Las disfunciones sexuales se caracterizan por alteraciones del proceso por el que desarrollamos una relación sexual satisfactoria. Es decir, se trata de aquellas dificultades que impiden que podamos disfrutar con normalidad de nuestra sexualidad.


💥BONUS: Qué son las disfunciones sexuales

 

Las disfunciones sexuales pueden afectar a cualquiera de las fases de las respuesta sexual. Entre ellas, encontramos la fase del deseo.

Estos problemas sexuales relacionados con el deseo pueden conformar una patología que en psicología y sexología conocemos como deseo sexual hipoactivo, pero que socialmente se puede conocer como falta de deseo sexual.

 

 

Este deseo sexual hipoactivo se define como la pérdida de la motivación por los estímulos eróticos. ¿Qué quiere decir esto? Que perdemos completamente el interés por todo aquello que tiene que ver con la sexualidad: ver porno, estímulos eróticos, masturbación, tener fantasías, mantener relaciones sexuales con nuestra(s) pareja(s) o compañere(s) sexual(es).


💥BONUS: Problemas sexuales en pareja frecuentes

 

Esta disfunción sexual afecta a un gran número de personas. Según algunas investigaciones en población estadounidense (Cabello-Santamaría, 2012), su prevalencia es del 37,7% en personas de género femenino.

Los estudios científicos realizados con respecto al género masculino y géneros no binarios son muy escasos. Con respecto al género masculino, la Federación Europea de Sexología estipula que afecta al 6% de chicos jóvenes, mientras que asciende hasta a un 41% cuando la edad oscila entre los  y 74 años. Sobre cual es la prevalencia que afecta a las personas de género no binario no existen ningún tipo de datos.

 

Por qué sucede la falta de deseo sexual

El deseo hipoactivo puede venir dado por diferentes problemas. Algunas de las situaciones que pueden provocar que perdamos la motivación por los estímulos eróticos son:

  • Experiencias traumáticas.
  • Desajustes hormonales.
  • Depresión y ansiedad.
  • Problemas relacionados con autoestima, autoimagen y seguridad.

 

 

¿Hay diferentes tipos?

Efectivamente, existen diferentes tipos de falta de deseo sexual. Podemos clasificar los diferentes tipos en función del momento de nuestra vida en el que aparece:

  • Deseo sexual hipoactivo primario. Este tipo de falta de deseo sexual es la falta de motivación por los estímulos eróticos desde el inicio de nuestra vida sexual. No debe confundirse con la asexualidad, que no conlleva ningún tipo de sufrimiento o malestar psicológico (pues se trata de una orientación sexual, lo que sí puede afectar es la acefobia). La disfunción sexual de la que hablamos sí provoca malestar.
  • Deseo sexual hipoactivo secundario. Este tipo de problema surge en algún momento de nuestra vida, tras haber vivido un deseo sexual “normal” (lo que para cada une se considere normal, pues cada persona tiene un nivel de deseo diferente). El momento en el que este deseo decae puede ayudar al terapeuta que te ofrezca ayuda a conocer las causas de la disfunción.

 


💥BONUS: Problemas sexuales en pareja: 3 problemas que pueden sucederte

 

Si te has visto reflejade en las descripciones de este post, o tu pareja está pasando por una falta de deseo sexual como la que hablamos aquí, es posible que quieras recurrir a ayuda profesional de una sexóloga. Puedes contactar con nosotres a través del número 615095769 o agenda cita con Montse Iserte:

Montse Iserte – Doctoralia.es

Autora de la nota: Yolanda Carmona