Tiempo de lectura: 4 minutos

¿Las microviolencias a qué se refieren? ¿Qué suponen en una relación? ¿Qué tipo de microviolencias existen y cómo podemos detectarlas?


 

Las microviolencias: una forma de abuso encubierto

Las microviolencias están presentes en nuestro día a día de una forma muy normalizada. No es extraño ver microagresiones o micromachismos en la publicidad, en los programas de televisión y, por supuesto en nuestra educación.

Pero, ¿A qué se refiere este concepto? ¿Qué debemos hacer para ser capaces de darnos cuenta de que está sucediendo? ¿De qué forma puede perjudicarnos o qué efectos puede tener en nuestra sociedad? ¡Démosle respuesta a todas estas preguntas!

 

 

Qué son las microviolencias

Las microviolencias son un conjunto de conceptos que engloba, por ejemplo, a los micromachismos. Estas formas de violencia hacen referencia a las conductas sutiles y poco perceptibles que conforman algún tipo de abuso, ya sea emocional y/o psicológico, físico… Con este tipo de violencia sucede algo muy peculiar, y es que en muchos contextos se ven reflejadas como algo normativo y completamente aceptado por nuestra sociedad.


💥 BONUS: Tipos de abusos emocionales.

 

Especial importancia tienen hoy en día los micromachismos. Estos se refieren a las microviolencias que se ejercen desde el género masculino hacia el femenino. Se dan conductas sutiles de:

  • Dominación y sumisión.
  • Control.
  • Abuso emocional.
  • Abuso físico.
  • Inhibición de la mujer.

 

No obstante, en muchísimas ocasiones, estas microviolencias no se dan por motivos de violencia o planificación. Es decir, se da con frecuencia que las conductas sean sin ningún tipo de intencionalidad. No obstante, es algo que hemos aprendido desde que somos pequeñes. Está en nuestra sociedad, en nuestras escuelas. En la televisión, en las películas. Están tan normalizadas que todas las personas, independientemente del género, lo hemos interiorizado y lo hemos aceptado.

Ejemplos de microviolencias como micromachismos son:

  • Utilizar ciertos colores para les niñes, eligiendo azul o rosa según su género. A pesar de que esto esté aceptado en la sociedad, marca al azul como el dolor dominante y fuerte, mientras que el rosa señala la personalidad más sumisa y suave.
  • Cuando nace un bebé en la familia, las actitudes cambian mucho con respecto a los roles como padres y madres. Parece que la sociedad ha aceptado que a las madres les sale de forma natural el hecho de cuidar de los bebés. Sin embargo, cuando es el padre quien cambia pañales o duerme a le recién nacide, se convierte en un “padrazo” y es digno de aplausos y ovaciones.

 

 

Microviolencias en las parejas: sus consecuencias

Insistimos en que las microviolencias y los micromachismos están tan aceptados por la sociedad, que personas de cualquier género lo pueden haber interiorizado y estar perpetuándolo. Por ello, a veces podemos no ser conscientes de muchas de las conductas tóxicas que tenemos en pareja. Cuando este tipo de conductas se dan a largo plazo, existen muchas consecuencias:

  • Relaciones de pareja desiguales y desequilibradas.
  • La autonomía de la pareja depende de la persona más dominante.
  • Ausencia de responsabilidad afectiva.
  • Infravaloración de los cuidados emocionales de la víctima.
  • Sensación de que hay problemas en la pareja, pero incapacidad para detectar cuál es el problema.
  • Culpabilización.
  • Baja autoestima.
  • Aislamiento.
  • Limitación del desarrollo personal.
  • Desautorización.

 

Cabe mencionar que, aunque en este apartado hayamos hablado sobre las parejas, las microviolencias se pueden dar en cualquier tipo de relación interpersonal. No es extraño que los micromachismos sucedan entre amigues, en el trabajo o en el ámbito escolar. Es decir, aparece en cualquier ámbito en el que se dé la interacción entre dos o más personas. Así mismo, pueden darse desde la superioridad del género, de la identidad, de la orientación, de la raza… Cualquier postura que otorgue “poder” en nuestra sociedad, es susceptible de llevar a cabo microviolencias contra otras personas.


💥 BONUS: Ingredientes de una relación sana.

 

Cómo detectar si hay microviolencias

Debido a nuestra forma de educación, nos puede resultar realmente complicado la detección de este tipo de abusos. No obstante, para darnos cuenta de si estamos ante conductas de microviolencias y micromachismos, podemos hacernos unas cuantas preguntas con respecto a la relación interpersonal que mantengamos:

  • ¿Hay igualdad de cuidado físico y emocional?
  • ¿Esta relación está limitando mi desarrollo?
  • ¿Hay algún tipo de desequilibrio en la relación? Por ejemplo, el tipo de tareas que cada une lleva a cabo.
  • ¿Las conductas que llevamos a cabo pueden denotar que algune es superior a otre?
  • ¿Las palabras que usamos tienen una connotación diferente si se la decimos a alguien de otro género?

 

¿Te has visto reflejade con las situaciones de las microviolencias? Las consecuencias emocionales de enfrentar el “darse cuenta” y modificar las conductas y pensamientos pueden ser difíciles de gestionar. Puedes contactar con nosotres para que te aconsejemos una profesional adecuada de la salud mental, o agendar cita con Montse Iserte para trabajar estas circunstancias emocionales:

Montse Iserte – Doctoralia.es

Autora de la nota: Yolanda Carmona